domingo, 3 de octubre de 2010

Las Animas Benditas

     Todos los años desde el primero de octubre para el 1 de noviembre las almas de las personas buenas andan sueltas para ir a visitar a sus familiares.
     Marcos era un hombre de 25 años trabajaba en un orfanato de la Colonia de San Sebastián era el que hacia la limpieza, en una tarde de octubre el jugaba con los niños a las escondidas y a bailar, la monja encargada  le dijo que fuera a limpiar el alta, el se despidió de los niños y se dirigió a trabajar cuando vio a Julieta su amor eterno la saludo y ella le dijo:
¿Te gustaría salir esta noche conmigo a ver las estrellas?
Claro, nos miramos a las once de las noche para ver más claro todo.
Está bien.
     Marcos se despidió de ella se dirigió a terminar sus oficios, la monja le dijo  que tenía que terminar todo si quería salir a las once de la noche el termino a las diez de la noche y después se fue a cambiar y a arreglar.
     A las once cuando salió vio pasar a personas con túnicas blancas y con velas en las manos  el pensó que eran monjas de otros lugares él las  saludo pero no le respondieron fue cuando él se asusto y se desmayo porque desaparecieron frente a sus ojos.
     Cuando las monjas lo fueron a ver el les conto lo que había visto entonces ellas le dijeron que eran las animas benditas el comprendió todo, ellas le dijeron que si las volvía a ver se tenía que hincar como reverencia y respeto porque eran personas que en vida fueron buenas por eso Dios les daba permiso para que salieran de visita.
     Julieta estaba enojada con el porque no había llegado a su compromiso entonces Marcos le explico pero ella le dijo que no jugara con algo tan serio como con almas, el les conto a sus amigos a los niños del orfanato y ellos le dijeron que le llevara serenata y así fue el llevo cuando ella lo oyó no le dio importancia así que se fue a dormir cuando oyó que él no se cansaba salió y vio como lloraba por ella así que le dijo que lo perdonara y que si no podía ir con ella que le avisara o que le avisaran.
     Cuando salieron a media noche a ver la noche y Guatemala vieron a las animas que oraban por la salvación del mundo y el perdón de todos nuestros pecados, Marcos se hinco y también le dijo a Julieta que lo hiciera entonces ella le creyó lo que había pasado esa noche.

3 comentarios:

  1. En cierta ocasión mi madre oraba diario a las ánimas benditas del purgatorio y cierto día dejó de orar; Un día se encontraba en la cocina y de repente un niño se sento mirandola de frente sin decir palabra alguna, mi madre espantada solo clamó que no la hicieran sentir miedo se colocó a orar y el niño desapareció al instante.

    ResponderEliminar
  2. MI HIJO VA A SALIR DE ESO ESTABAMOS INBESTIGANDO AHORA YA SE COMO HACER LO QUE LE OIDIERON

    ResponderEliminar
  3. MI HIJO VA A SALIR DE ESO ESTABAMOS INBESTIGANDO AHORA YA SE COMO HACER LO QUE LE OIDIERON

    ResponderEliminar